Josemaría Escrivá Obras
872

Para que no me perdieras la paz, en aquellos tiempos de dura e injusta contradicción, te recordé: “si nos abren la cabeza, no le daremos mayor importancia: será que debemos llevarla abierta”.

Anterior Ver capítulo Siguiente