Josemaría Escrivá Obras
885

¡No me hagas de la muerte una tragedia!, porque no lo es. Sólo a los hijos desamorados no les entusiasma el encuentro con sus padres.

Anterior Ver capítulo Siguiente