Josemaría Escrivá Obras
898

En cuerpo y alma ha subido a los Cielos nuestra Madre. Repítele que, como hijos, no queremos separarnos de Ella... ¡Te escuchará!

Anterior Ver capítulo Siguiente