Josemaría Escrivá Obras
 
 
 
 
 
 
 
 
Estudios

[Imprimir]
[Enviar]

San Josemaría y el pensamiento teológico

Se acaba de publicar el primer volumen de “San Josemaría y el pensamiento teológico” (Edusc, 492 pp.), que recoge las actas del Congreso internacional que tuvo lugar en Roma, del 14 al 16 de noviembre, en el Aula Magna de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz. Coordinado por el profesor Javier López Díaz, este primer volumen ofrece las conferencias plenarias del congreso, mientras que el segundo presentará una selección de las comunicaciones, y será publicado en los próximos meses, también por Edusc.

El Congreso giró en torno a dos temas principales: uno general, sobre el papel de las enseñanzas de los santos en la reflexión teológica, y otro más específico, sobre el enriquecimiento que puede obtener la teología de las enseñanzas de san Josemaría.

Estos dos temas ya fueron objeto de reflexión en 1993 por parte del Cardenal Ratzinger (hoy Papa emérito Benedicto XVI), en el mensaje de inauguración de un Simposio teológico sobre las enseñanzas de Josemaría Escrivá de Balaguer. El entonces Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe subrayaba cómo “la teología, que nace de la fe es, en definitiva, subalterna respecto al saber que Dios tiene de sí mismo, y del que los santos gozan ya de un modo inmediato y definitivo”.

El Cardenal Ratzinger no sólo se refería al saber del que gozan los santos en la gloria, sino también al que ellos mismos comenzaron a tener en este mundo y al que transmitieron con sus escritos, sus palabras y su ejemplo. Los santos se adentraron en el conocimiento de Dios “no sólo con la inteligencia sino con la totalidad del corazón”, pues la fuerza del amor lleva a dejarse penetrar por la bondad divina y a profundizar su propia verdad.

El cardenal añadía: “Resulta oportuno, e incluso necesario que –en cuanto teólogos– escuchemos la palabra de los santos para descubrir su mensaje: un mensaje multiforme, por cuanto los santos son muchos y cada uno ha recibido su carisma particular; y al mismo tiempo unitario, porque los santos remiten al único Cristo, al que se unen y cuya riqueza nos ayudan a penetrar. En esta sinfonía múltiple e unitaria, en la que, como diría Möhler, consiste la tradición cristiana, ¿qué acento lleva consigo el beato Josemaría Escrivá?, ¿qué impulso recibe a su luz la Teología?”.

Las reflexiones de especialistas de diversas áreas de la Teología, del Derecho Canónico y de la Filosofía, recogidas en este volumen, tratan de responder a las preguntas formuladas por el Cardenal Ratzinger, y confirman lo que, en ese mismo Simposio de 1993, anticipaba el entonces Papa, hoy San Juan Pablo II: “Josemaría Escrivá de Balaguer, como otras grandes figuras de la historia contemporánea de la Iglesia, también puede ser fuente de inspiración para el pensamiento teológico”.

El volumen se caracteriza por su alto nivel científico, siendo a la vez mayoritariamente de fácil lectura. Se abre con un artículo de Mons. Javier Echevarría, Prelado del Opus Dei, sobre la contribución de san Josemaría al Concilio Vaticano II, al que sigue el estudio de Mons. Fernando Ocáriz sobre el impulso que las enseñanzas de san Josemaría pueden aportar a la Teología, estudio que traza el marco del entero volumen.

En rápida panorámica del resto del volumen podemos señalar que el profesor Robert Wielocx examina el uso que hace Santo Tomás de las enseñanzas de los santos, y el Cardenal Kurt Koch se plantea una cuestión paralela en las obras de Joseph Ratzinger/Benedicto XVI. Por su parte, el profesor Jean-Marie Léthel ocd, se detiene en la relación entre “ciencia de la fe” y “ciencia del amor”, mientras que los profesores Tanzella-Nitti, Maspero, Réal Tremblay C.Ss.R., O’Callaghan, Rodríguez Luño y Villar, entre otros, tratan de las luces que pueden aportar las enseñanzas de san Josemaría a diversas áreas de la Teología, y Sanguineti y Ana Marta González se plantean el estímulo que representan para la Filosofía. Se concluye con los artículos de Errázuriz y Lo Castro sobre San Josemaría y el Derecho Canónico.

Esta obra se añade a la bibliografía teológica fundamental sobre san Josemaría, pero se dirige también a cuantos están interesados en renovar la Teología acudiendo a la luz y al calor de las enseñanzas de los santos.