Josemaría Escrivá Obras
• Persona humana
Capítulo 44 El apóstol
   > Punto 947