Josemaría Escrivá Obras
• Rosario
Capítulo 25 Devociones
   > Punto 558