Josemaría Escrivá Obras
119

¡Qué hermosa es la santa pureza! Pero no es santa, ni agradable a Dios, si la separamos de la caridad.

     La caridad es la semilla que crecerá y dará frutos sabrosísimos con el riego, que es la pureza.

     Sin caridad, la pureza es infecunda, y sus aguas estériles convierten las almas en un lodazal, en una charca inmunda, de donde salen vaharadas de soberbia.

Anterior Ver capítulo Siguiente