Josemaría Escrivá Obras
125

Yo quisiera —me has dicho— que Juan, el adolescente, tuviera una confidencia conmigo y me diera consejos: y me animase para conseguir la pureza de mi corazón.

     Si verdaderamente quieres, díselo: y sentirás ánimos y tendrás consejo.

Anterior Ver capítulo Siguiente