Josemaría Escrivá Obras
130

Quítame, Jesús, esa corteza roñosa de podredumbre sensual que recubre mi corazón, para que sienta y siga con facilidad los toques del Paráclito en mi alma.

Anterior Ver capítulo Siguiente