Josemaría Escrivá Obras
140

No te preocupes, pase lo que pase, mientras no consientas. —Porque sólo la voluntad puede abrir la puerta del corazón e introducir en él esas execraciones.

Anterior Ver capítulo Siguiente