Josemaría Escrivá Obras
142

"Domine!" —¡Señor!— "si vis, potes me mundare" —si quieres, puedes curarme.

     —¡Qué hermosa oración para que la digas muchas veces con la fe del leprosito cuando te acontezca lo que Dios y tú y yo sabemos! —No tardarás en sentir la respuesta del Maestro: "volo, mundare!" —quiero, ¡sé limpio!

Anterior Ver capítulo Siguiente