Josemaría Escrivá Obras
143

Por defender su pureza San Francisco de Asís se revolcó en la nieve, San Benito se arrojó a un zarzal, San Bernardo se zambulló en un estanque helado... —Tú, ¿qué has hecho?

Anterior Ver capítulo Siguiente