Josemaría Escrivá Obras
289

Tu impaciencia santa, por servirle, no desagrada a Dios. —Pero será estéril si no va acompañada de un efectivo mejoramiento en tu conducta diaria.

Anterior Ver capítulo Siguiente