Josemaría Escrivá Obras
291

Tienes obligación de santificarte. —Tú también. —¿Quién piensa que ésta es labor exclusiva de sacerdotes y religiosos?

     A todos, sin excepción, dijo el Señor: "Sed perfectos, como mi Padre Celestial es perfecto".

Anterior Ver capítulo Siguiente