Josemaría Escrivá Obras
295

Si no eres señor de ti mismo, aunque seas poderoso, me causa pena y risa tu señorío.

Anterior Ver capítulo Siguiente