Josemaría Escrivá Obras
300

Tu experiencia personal —ese desabrimiento, esa inquietud, esa amargura— te hace vivir la verdad de aquellas palabras de Jesús: ¡nadie puede servir a dos señores!

Anterior Ver capítulo Siguiente