Josemaría Escrivá Obras
330

¡Qué pena me das mientras no sientas dolor de tus pecados veniales! —Porque, hasta entonces, no habrás comenzado a tener verdadera vida interior.

Anterior Ver capítulo Siguiente