Josemaría Escrivá Obras
419

—Niño. —Enfermo. —Al escribir estas palabras, ¿no sentís la tentación de ponerlas con mayúscula?

     Es que, para un alma enamorada, los niños y los enfermos son El.

Anterior Ver capítulo Siguiente