Josemaría Escrivá Obras
532

¡Cómo lloró, al pie del altar, aquel joven Sacerdote santo que mereció martirio, porque se acordaba de un alma que se acercó en pecado mortal a recibir a Cristo!

     —¿Así le desagravias tú?

Anterior Ver capítulo Siguiente