Josemaría Escrivá Obras
589

Cuando percibas los aplausos del triunfo, que suenen también en tus oídos las risas que provocaste con tus fracasos.

Anterior Ver capítulo Siguiente