Josemaría Escrivá Obras
592

No olvides que eres... el depósito de la basura. —Por eso, si acaso el Jardinero divino echa mano de ti, y te friega y te limpia... y te llena de magníficas flores..., ni el aroma ni el color, que embellecen tu fealdad, han de ponerte orgulloso.

     —Humíllate: ¿no sabes que eres el cacharro de los desperdicios?

Anterior Ver capítulo Siguiente