Josemaría Escrivá Obras
599

Eres polvo sucio y caído. —Aunque el soplo del Espíritu Santo te levante sobre las cosas todas de la tierra y haga que brille como oro, al reflejar en las alturas con tu miseria los rayos soberanos del Sol de Justicia, no olvides la pobreza de tu condición.

     Un instante de soberbia te volvería al suelo, y dejarías de ser luz para ser lodo.

Anterior Ver capítulo Siguiente