Josemaría Escrivá Obras
608

No es falta de humildad que conozcas el adelanto de tu alma. —Así lo puedes agradecer a Dios.

     —Pero no olvides que eres un pobrecito, que viste un buen traje... prestado.

Anterior Ver capítulo Siguiente