Josemaría Escrivá Obras
611

Por soberbia. —Ya te ibas creyendo capaz de todo, tú solo. —Te dejó un instante, y fuiste de cabeza. —Sé humilde y su apoyo extraordinario no te faltará.

Anterior Ver capítulo Siguiente