Josemaría Escrivá Obras
612

Ya puedes desechar esos pensamientos de orgullo: eres lo que el pincel en manos del artista. —Y nada más.

     —Dime para qué sirve un pincel, si no deja hacer al pintor.

Anterior Ver capítulo Siguiente