Josemaría Escrivá Obras
63

Tú —piensas— tienes mucha personalidad: tus estudios —tus trabajos de investigación, tus publicaciones—, tu posición social —tus apellidos—, tus actuaciones políticas —los cargos que ocupas—, tu patrimonio..., tu edad, ¡ya no eres un niño!...

     Precisamente por todo eso necesitas más que otros un Director para tu alma.

Anterior Ver capítulo Siguiente