Josemaría Escrivá Obras
714

Un querer sin querer es el tuyo, mientras no quites decididamente la ocasión. —No te quieras engañar diciéndome que eres débil. Eres... cobarde, que no es lo mismo.

Anterior Ver capítulo Siguiente