Josemaría Escrivá Obras
718

Sufres... y no querrías quejarte. —No importa que te quejes —es la reacción natural de la pobre carne nuestra—, mientras tu voluntad quiere en ti, ahora y siempre, lo que quiera Dios.

Anterior Ver capítulo Siguiente