Josemaría Escrivá Obras
719

Nunca te desesperes. Muerto y corrompido estaba Lázaro: "iam foetet, quatriduanus est enim" —hiede, porque hace cuatro días que está enterrado, dice Marta a Jesús.

     Si oyes la inspiración de Dios y la sigues —"Lazare, veni foras!" —¡Lázaro, sal afuera!—, volverás a la Vida.

Anterior Ver capítulo Siguiente