Josemaría Escrivá Obras
77

Eso de sujetarse a un plan de vida, a un horario —me dijiste—, ¡es tan monótono! Y te contesté: hay monotonía porque falta Amor.

Anterior Ver capítulo Siguiente