Josemaría Escrivá Obras
855

La infancia espiritual no es memez espiritual, ni "blandenguería": es camino cuerdo y recio que, por su difícil facilidad, el alma ha de comenzar y seguir llevada de la mano de Dios.

Anterior Ver capítulo Siguiente