Josemaría Escrivá Obras
869

Pero ¡niño!, ¿por qué te empeñas en andar con zancos?

Anterior Ver capítulo Siguiente