Josemaría Escrivá Obras
915

Las obras de Dios no son palanca, ni peldaño.

Anterior Ver capítulo Siguiente