Josemaría Escrivá Obras
1018

Te aseguro que, si los hijos de Dios queremos, contribuiremos poderosamente a iluminar el trabajo y la vida de los hombres, con el resplandor divino —¡eterno!— que el Señor ha querido depositar en nuestras almas.

    —Pero "quien dice que mora en Jesús, debe seguir el camino que El siguió", como enseña San Juan: camino que conduce siempre a la gloria, pasando —siempre también— a través del sacrificio.

Anterior Ver capítulo Siguiente