Josemaría Escrivá Obras
1036

Al abrirme su alma, decía: "pensaba estos días en la muerte, como en un descanso, a pesar de mis crímenes. Y consideraba: si me comunicaran: “ha llegado la hora de morir, con qué gusto contestaría: “ha llegado la hora de Vivir".

Anterior Ver capítulo Siguiente