Josemaría Escrivá Obras
118

¡Santo! El hijo de Dios deberá exagerar en virtud, si cabe en esto exageración..., porque los demás se mirarán en él, como en un espejo y, sólo apuntando muy alto, se quedarán ellos en el punto medio.

Anterior Ver capítulo Siguiente