Josemaría Escrivá Obras
122

Señor, que desde ahora sea otro: que no sea "yo", sino "aquél" que Tú deseas.

    —Que no te niegue nada de lo que me pidas. Que sepa orar. Que sepa sufrir. Que nada me preocupe, fuera de tu gloria. Que sienta tu presencia de continuo.

    —Que ame al Padre. Que te desee a Ti, mi Jesús, en una permanente Comunión. Que el Espíritu Santo me encienda.

Anterior Ver capítulo Siguiente