Josemaría Escrivá Obras
168

Hay una sola enfermedad mortal, un solo error funesto: conformarse con la derrota, no saber luchar con espíritu de hijos de Dios. Si falta ese esfuerzo personal, el alma se paraliza y yace sola, incapaz de dar frutos...

    —Con esa cobardía, obliga la criatura al Señor a pronunciar las palabras que El oyó del paralítico, en la piscina probática: “hominem non habeo! —¡no tengo hombre!

    —¡Qué vergüenza si Jesús no encontrara en ti el hombre, la mujer, que espera!

Anterior Ver capítulo Siguiente