Josemaría Escrivá Obras
177

Repite confiadamente: Señor, ¡si mis lágrimas hubieran sido contrición!...

    —Pídele con humildad que te conceda el dolor que deseas.

Anterior Ver capítulo Siguiente