Josemaría Escrivá Obras
188

La oración —¡aun la mía!— es omnipotente.

Anterior Ver capítulo Siguiente