Josemaría Escrivá Obras
189

La humildad lleva, a cada alma, a no desanimarse ante los propios yerros.

    —La verdadera humildad lleva... ¡a pedir perdón!

Anterior Ver capítulo Siguiente