Josemaría Escrivá Obras
209

Repite en tu oración personal, cuando sientas la flaqueza de la carne: ¡Señor, Cruz para este pobre cuerpo mío, que se cansa y que se subleva!

Anterior Ver capítulo Siguiente