Josemaría Escrivá Obras
214

Llénate de confianza en Dios y ten, cada día más hondo, un gran deseo de no huir jamás de El.

Anterior Ver capítulo Siguiente