Josemaría Escrivá Obras
286

Quiero prevenirte ante una dificultad que quizá puede presentarse: la tentación del cansancio, del desaliento.

    —¿No está fresco aún el recuerdo de una vida —la tuya— sin rumbo, sin meta, sin salero, que la luz de Dios y tu entrega han encauzado y llenado de alegría?

    —No cambies tontamente esto por aquello.

Anterior Ver capítulo Siguiente