Josemaría Escrivá Obras
57

Dulce Madre..., llévanos hasta la locura que haga, a otros, locos de nuestro Cristo.

    Dulce Señora María: que el Amor no sea, en nosotros, falso incendio de fuegos fatuos, producto a veces de cadáveres descompuestos...: que sea verdadero incendio voraz, que prenda y queme cuanto toque.

Anterior Ver capítulo Siguiente