Josemaría Escrivá Obras
669

La eficacia corredentora, ¡eterna!, de nuestras vidas, sólo puede actuarse con la humildad, desapareciendo, para que los demás descubran al Señor.

Anterior Ver capítulo Siguiente