Josemaría Escrivá Obras
762

No seamos —¡no podemos ser!— cristianos dulzones: en la tierra tiene que haber dolor y Cruz.

Anterior Ver capítulo Siguiente