Josemaría Escrivá Obras
792

Has de ser, como hijo de Dios y con su gracia, varón o mujer fuerte, de deseos y de realidades.

    —No somos plantas de invernadero. Vivimos en medio del mundo, y hemos de estar a todos los vientos, al calor y al frío, a la lluvia y a los ciclones..., pero fieles a Dios y a su Iglesia.

Anterior Ver capítulo Siguiente