Josemaría Escrivá Obras
793

¡Cómo duelen los desprecios, aunque la voluntad esté en quererlos!

    —No te extrañes: ofréceselos a Dios.

Anterior Ver capítulo Siguiente