Josemaría Escrivá Obras
821

Trabaja con humildad, es decir, cuenta primero con las bendiciones de Dios, que no te faltarán; después, con tus buenos deseos; con tus planes de trabajo; ¡y con tus dificultades!, sin olvidar que, entre estas dificultades, has de poner siempre tu falta de santidad.

    —Serás buen instrumento, si cada día luchas para ser mejor.

Anterior Ver capítulo Siguiente